En vigencia Reglamento General de Ley de Desaparecidos, a un año de aprobada la norma

Ha tenido que pasar un año para que el Ejecutivo expida el Reglamento General de la Ley Orgánica de Actuación en Casos de Personas Desaparecidas y Extraviadas, aprobada por el Pleno de la Asamblea Nacional en octubre de 2019. En diciembre del mismo año resolvió el veto parcial.

La norma tiene como ejes centrales la prevención y concientización de la problemática, a fin de generar alertas tempranas; la articulación de autoridades e instituciones para un mejor y más eficiente proceso de búsqueda y localización de personas; la implementación de unidades especializadas en investigación de ciudadanos desaparecidos, en cada una de las provincias del país.

Aspecto fundamental es la responsabilidad de la Fiscalía de capacitar, de forma permanente, a los agentes fiscales, policiales y funcionarios de cada entidad que tienen asignada la labor en materia de desaparecidos.

Según la legisladora Gabriela Larreátegui, exvocal de la Comisión de Desaparecidos, el Reglamento guarda armonía con las disposiciones de la Ley, pero quedan pendientes ciertos aspectos. Citó, por ejemplo, la necesidad de la integración de información y cómo las dependencias tienen que compartirla, pues es inadmisible que cuando llega un cuerpo a la morgue no se lo puede identificar, debido a que la Policía maneja un sistema que nada tiene que ver con el Registro Civil.

Sostuvo que la normativa establece ese cruce de información, por lo es clave reglamentar esta situación, con el propósito de que la Policía y el Registro Civil, en coordinación con los gobiernos autónomos descentralizados, intercambien datos específicos de huellas digitales, lo que facilitará el trabajo de identificación de ciudadanos en sitios de acogida, albergues y hospitales, tomando en cuenta que pueden haber perdido la memoria, no se diga de fallecidos que ingresan en la morgue.

Otro tema preocupante, para la parlamentaria, es el límite de 45 días para el acompañamiento a las víctimas indirectas; es decir, los familiares de personas desaparecidas. Lo lógico es que los ministerios de Gobierno y Salud realicen un acompañamiento mientras las personas necesitan, tanto a las víctimas directas que son localizadas cuanto a sus allegados. Estos últimos viven una verdadera tragedia, pierden hasta sus empleos y amistades por dedicarse, por entero, a la búsqueda de sus seres perdidos y solo les queda la esperanza de encontrarlos, reclamó.

Considera que en la pandemia se habría registrado un buen número de desaparecidos. En todo caso, la Comisión de Derechos Humanos, contemplada en la reforma a la Ley Orgánica de la Función Legislativa, o la mesa de Fiscalización deberían asumir la tarea de seguimiento de la aplicación de la Ley y los casos de desapariciones durante la emergencia sanitaria, planteó.

Fuente: Pichincha Universal, Diario Bicentenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s