IESS desinvierte sus ahorros para enfrentar el pago de pensiones

el

Entre enero y abril de este año al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) desinvirtió cerca de USD 840 millones ante la falta de disponibilidad de recursos económicos. Esta medida le ha permitido a la entidad cumplir con sus obligaciones como es el pago de pensiones.

Diego Burneo, gerente del Banco del IESS (BIESS), comentó que la desinversión de los recursos se da ante la crisis producida por la pandemia, debido a que la seguridad social ha tenido una mayor demanda de recursos para atenciones de salud.

A esto se suma que el Estado no ha cumplido con el aporte del 40% por pensiones jubilares.

La semana pasada, el IESS indicó que el Gobierno acumula una deuda de USD 1.653 millones. Pero la obligación total supera los USD 5.700 millones.

Carlos Tamayo, presidente del Consejo Directivo del IESS, dijo que están negociando con el ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, para que se ejecute un pago de USD 918 millones antes de que termine este Gobierno.

Otro factor de reducción de los ingresos del IESS es el de las aportaciones de los afiliados, pues no son suficientes para afrontar los gastos.

Según el presupuesto aprobado por el Consejo Directivo, para este año se prevé que los afiliados aporten USD 2.784 millones al seguro de pensiones. Esto significa USD 169 millones menos frente a la meta del 2020.

Mientras, el pago de las pensiones a jubilados, personas que se jubilaron por una discapacidad, gastos funerarios o montepío, pasaron de USD 4.470 millones a USD 4.790 millones en este año.

Patricia Borja, especialista en seguridad social, comentó que la pérdida del empleo y la baja de salarios de algunos empleados por la pandemia también son situaciones que inciden en la reducción de ingresos.

Hasta febrero se registraron 154.043 desafiliaciones con relación al mismo mes del año anterior, por lo que para cubrir el faltante, el IESS recurrió a desinvertir sus ahorros administrados por el BIESS.

Este año, por ejemplo, se prevé que las desinversiones sean mayores a las del 2020. En ese año se solicitaron cerca de USD 1.400 millones y en este se calcula que puede ser de unos 2.000 millones.

La práctica de la desinversión empezó en 2015 y refleja que el IESS tiene un problema de liquidez y requiere de una reforma para que el sistema se sostenga ya que sus reservas cada vez disminuyen.

Borja dijo que en la actualidad solo cinco afiliados financian la pensión de un jubilado, cuando antes la relación era de ocho a uno.

En mayo de 2020, un estudio de la Organización Internacional del Trabajo ya anticipaba que la vida del fondo de pensiones del IESS se acortará por los efectos económicos generado por el coronavirus.

Los ahorros que sirven para pagar las jubilaciones se terminarán en 17 o 20 años y eso si el Estado cumple con su aporte del 40%.

Fuente: Pichincha Universal, Diario Bicentenario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s