Renegociación de deuda bilateral con China permite alivio financiero pero no ahorro, dicen expertos

Con la reciente renegociación de la deuda con China, Ecuador alcanza un alivio financiero hasta el 2025 de $1.400 millones, pero esto no significa que no se tenga que pagar estos dineros a los bancos asiáticos, sino más bien que se alarga el plazo para honrar esta deuda.

Así, en el caso del China Development Bank se deja de pagar hasta el 2024 unos $ 745 millones. Mientras que al Eximbank de China se deja de pagar hasta el 2025 unos $ 679 millones. Los vencimientos en cambio se alargan ahora hasta el 2027 y hasta el 2032, respectivamente.

Así lo explican expertos económicos, que consideran que la renegociación era necesaria, pero que también se debe tener mayor información en los detalles tanto de intereses, como de la tabla de amortización.

Santiago Mosquera, experto económico, explicó que la renegociación de la deuda que ha sido anunciada por el presidente Lasso se refiere al tema de la deuda bilateral y no a los contratos petroleros. Esta asciende a unos $ 4.000 millones.

Aclaró que el mayor beneficio es la reducción de los montos de pago en estos años, pero solo se posterga a una fecha más adelante. “Es un beneficio porque se reducen las presiones de financiamiento en los próximos tres años y también hay reducción de tasas de interés.

Recordó también que hace pocos días se anunció que se logró la renegociación de los contratos petroleros con China. Y que las entregas de petróleo también se difieren hasta el 2027.

Para Mosquera esto trae un beneficio al tener menos crudo que enviar a China y poder venderlo al spot a mejores precios.

Adicionalmente consideró que lo que ha sucedido podría abrir una puerta a nuevo financiamiento con China y da por descontado que este se daría nuevamente con facilidades petroleras. En este caso aconseja que Ecuador vaya a negociar teniendo en mente tres factores. Transparencia en las condiciones contractuales; una negociación fuerte para que el castigo en petróleo no sea tan alto en comparación con el mercado y que se negocie con cuidado los valores del flete.

De acuerdo con Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), la reestructuración de la deuda significa que se alargan los plazos de las amortizaciones y no hay ningún ahorro en cuanto al capital.

Para Carrera esto implica un alivio en las necesidades de financiamiento, pues sin esta concesión el país se hubiese tenido que endeudar más con otros prestamistas para pagar a China.

Ecuador debía pagar unos $ 1.148 millones a los bancos chinos antes de la reestructura. Ahora, deja de pagar unos $ 450 millones cada año, durante tres años. Esto no quiere decir que deje de pagar estos dineros definitivamente, sino que se difieren para los siguientes años, ratificó.

Carrera explicó que sería importante que el Gobierno presente las tablas de amortización de deuda hasta el 2025 a fin de mirar cuál es el beneficio tanto en la extensión del plazo del pago del capital, así como de los intereses.

Tampoco queda claro qué pasa con los intereses de la deuda. En el comunicado oficial del Gobierno se indica que para la deuda del CDB, divida en 4 tramos, el interés se reduce en 0,95%, 0,97%, 0,30% y 0,30% respectivamente.

Según Carrera, si el país busca crédito con China, seguramente lo conseguirá a altas tasas, sobre todo tomando en cuenta el riesgo país elevado. Siempre tendrá fuertes condiciones, porque ningún país es filántropo y peor aún China, “se trata de un negocio entre países”, aseguró.

Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanalconfirmó que queda claro que se extiende el pago del capital, pero considera que no se puede hablar de un ahorro, sino de un alivio de $ 1400 millones.

Para Acosta no queda claro cuál va a ser el neto en intereses, pues si bien se baja la tasa son más años para pagar el dinero. Recordó que el problema se produce porque le endeudamiento que se generó principalmente el en Gobierno de Rafael Correa fue muy desordenado. Ahora cuando se empezaron a dar los vencimientos, se volvieron altos e inviables.

El diferimiento o extensión de pagos también se dio, dijo cuando en el Gobierno del presidente Lenín Moreno se logró la renegociación de la deuda en bonos o deuda comercial y así se logró darle sostenibilidad a la deuda. (I)

Fuente: Diario El Universo, Diario Bicentenario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s