Los primeros cambios de la reina consorte Camilla: La esposa de Carlos III no quiere la ayuda de las damas de compañía que tuvo su suegra por más de 60 años y eliminará este rol

El deseo expreso de la reina Isabel II fue muy personal y directo con respecto a la esposa de su hijo Carlos. Que Camilla Parker Bowles se convirtiera en la reina consorte lo hizo público y parte de su “testamento”. Y tras la muerte de la monarca, la ex duquesa de Cornualles planea cambios que modernicen a la familia real de Reino Unido.

Las tradiciones que por cientos de años se han mantenido en la realeza no se modifican de un día para otro. Sin embargo, los aires de modernidad de la actualidad pueden ir acomodando los modos de vidas arraigadas en los miembros de los Windsor.

Y es precisamente los legados de la esposa del duque de Edimburgo, es lo que Camilla desea hacer diferente y en pequeñas dosis, en un intento de dar su toque personal y de simplificar algunas condiciones que por años recayeron en otras personas.

La reina consorte Camilla no quiere damas de honor y no nombrará a ninguna

La vida de la realeza no es extraña para Camilla Parker Bowles. Son 17 años siendo la esposa del entonces príncipe Carlos y en su estreno como reina consorte, se espera que quiera hacer modificaciones que hagan la diferencia a lo que la reina Isabel hacía en vida.

The Mirror recordó que las leales damas de honor que por más de 60 años acompañaron a Su Majestad, estuvieron presentes en su funeral luciendo sus vestidos y sombreros negros, dando el último adiós.

El diario inglés afirmó que el grupo de damas eran más que el personal del palacio real, pues se convirtieron en las amigas de confianza de la reina Isabel.

Una experta real, Marlene Koening, señaló que tiene información de que “habrán puestos que ya no serán ocupados” y esos serán los cargos que la monarca no contrataba, sino que nombraba como servidoras leales.

Por décadas, Isabel contaba con un equipo de mujeres que se dedicaban a escoger sus vestidos, ayudarla a bañar y a vestirse, así como a agendar sus eventos públicos y familiares, además de muchos otros detalles de su vida cotidiana.

Las funciones de estas damas fueron hasta el final de los días de Isabel, por lo que se espera que un par de féminas que ya tienen 80 años, se retiren por voluntad propia de sus funciones, tras el fallecimiento de la reina.

Aseguró la historiadora real que con la llegada de Camilla será el fin del papel de las damas de compañía, pues al igual que algunas otras integrantes de la familia real británica, no hará uso de estas ayudantes en sus tareas diarias.

Sobre estas damas, apuntó que Camilla nunca ha querido tener este servicio a su disposición. “Ella nunca ha tenido, ni siquiera como duquesa de Cornualles, una dama de honor oficial”, dijo al referirse que solo tuvo a una exsecretaria llamada Angela Macusani, quien nunca fue nombrada oficialmente.

Un trabajo para siempre

Desde 1953 hasta el año 2017, Isabel II nombró a 9 mujeres como sus damas de compañía, cuyos orígenes eran de familias aristocráticas de Reino Unido.

Ellas no tenían un salario establecido, su compromiso laboral iba más allá de un trabajo rudimentario, pues la filosofía era servirle a la reina de por vida.

Esa lealtad no tenía un precio y por tanto no podían renunciar, tras realizar un juramento que se traducía en absoluta fidelidad a Su Majestad. (E)

Fuente: Diario El Universo, Diario Bicentenario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s