Control de armas no es suficiente para frenar los asesinatos en Guayaquil

el

Ni el control de armas frena los asesinatos en Guayaquil.

Hasta el pasado 23 de septiembre, la cifra de fallecidos fue de 458. Esta cifra alarma, pues es casi el 80% más de las muertes violentas que se registraron en 2020.

La ola de violencia en Guayaquil ha generado un nuevo debate para combatir la inseguridad. Incluso, la alcaldesa Cynthia Viteri, en su discurso por los 201 años de Independencia, solicitó que se promulgue una ley que permita a la gente estar armada con el objetivo de defenderse.

“Disparan dentro de centros comerciales, disparan en las esquinas, disparan en el centro de la ciudad (…), todos tenemos derechos, pero quien mata con saña perdió su condición de humano (…) Demando que las leyes que cobijan a la delincuencia cambien: que quienes pasen los rigurosos exámenes a través del Ministerio de Defensa puedan portar armas como lo era antes”, expresó ante los presentes a la ceremonia, entre los que estaba el presidente Guillermo Lasso.

Desde agosto de 2014, el porte de armas para las personas naturales se convirtió en un delito, luego que entró en vigencia el Código Integral Penal. Pero, desde el 2011 a través del Decreto Ejecutivo 749 se dispuso que los ciudadanos no puedan llevar armas de fuego en su vehículo, equipaje, mochila, ropa y manos.

La prohibición para que la gente portara armas se dio incluso desde 1997, bajo la presidencia de Fabián Alarcón cuando se emitió un Reglamento a la ley de fabricación, importación, exportación, comercialización y tenencia de armas municiones y explosivos. En esa normativa ya se facultaba la prohibición de que una persona natural pueda tener armas. Aunque sí se permitía que las empresas de seguridad o dignidades tengan estos insumos.
En la actualidad, solo los policías y los militares son los únicos facultados para portar armas. Ellos también son los encargados de decomisar estos equipos.

De manera coordinada, las dos entidades han confiscado de enero a septiembre 300 armas. Pero pese a los esfuerzos las bandas cada día ingresan más armamento al Puerto Principal.

Según los agentes, en los últimos meses han descubierto que en la ciudad hay armas más sofisticadas, automáticas y de grueso calibre. Por eso sospechan que organizaciones de México y Colombia les envían a sus aliados por tierra, mar y vuelos clandestinos.

Con el porte de armas, las muertes se incrementan también. El fin de semana no fue la excepción.

Los vecinos de Cristo del Consuelo. en el sur de Guayaquil, se despertaron la madrugada del sábado (9 de octubre del 2021) con el ruido de las balas y una motocicleta huyendo del sector. Un joven de 31 años fue la víctima.

A un kilómetro de ahí otra familia pedía justicia por el asesinato de un joven de 32 años.

Mientras este domingo, la Policía detuvo a un hombre que caminaba por el centro de la urbe con dos armas de fuego. Ahora es investigado si iba a cometer algún crimen.

Fuente: El Comercio, redes sociales, Pichincha Universal, Diario Bicentenario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s